Síguenos:

+34 963 81 15 06

Centro educativo y tecnológico.

Metodología C.A.R.E. ©

Metodología C.A.R.E. ©

La metodología C.A.R.E. es un sistema de conocimiento teórico y práctico que se basa en la relación (conexión) que se establece entre el profesor y el alumno como respuesta a mejorar el proceso de aprendizaje-enseñanza de la educación. 

Esta metodología se basa en un conjunto de acciones educativas divididas en cuatro fases; Conciencia, Acción, Reflexión y Evolución.

FASE CONSCIENCIA

Consiste en hacer a los alumnos conscientes de su entorno y las personas que les rodea. De esta forma el alumno se hace consciente de los proyectos a realizar en clase y sus objetivos, potenciando las buenas dinámicas de trabajo organizado y coordinado. 

La fase de consciencia se realiza justo al inicio de cada clase mediante una asamblea participativa dirigida por el profesor.

FASE ACCIÓN

Es la fase donde los alumnos desarrollan sus proyectos tanto individualmente como en equipos. Esta fase es la de mayor duración y aparte de desarrollar el aprendizaje, también se potencian las diferentes habilidades emocionales de cada alumno.

FASE REFLEXIÓN

Se trata de un periodo de tiempo donde paramos de trabajar y evaluamos cómo se está llevando a cabo el proyecto. También evaluamos cómo nos sentimos haciendo el proyecto. De esta forma los alumnos se hacen conscientes de la calidad de su trabajo, de su comportamiento y de su forma de gestionar cualquier dificultad que haya podido surgir durante el desarrollo del proyecto.

FASE EVOLUCIÓN

Tras la reflexión nos hacemos conscientes sobre el desarrollo de los proyectos, nuestro aprendizaje y resolución de conflictos, consiguiendo así evolucionar. Durante esta fase los alumnos deciden modificar algunos aspectos tanto prácticos como emocionales para mejorar e el futuro y seguir por el buen camino.

Además de los tres agentes sobre los que C.A.R.E. actúa, la metodología se sustenta en base a tres leyes universales que consideramos que se encuentran en la educación:

Se aprende por el ejemplo. Todos en todo momento somos y hemos sido ejemplo para alguien haciendo algo específico (tanto para bien como para mal). Por ello es imprescindible que los docentes sean siempre conscientes de la relevancia de dar ejemplo fuera y dentro de clase y de su gestión del aula.

El esfuerzo es la clave del éxito: El éxito es la consecución de los objetivos marcados. En educación es imprescindible que esfuerzo y la disciplina durante todo el proceso del aprendizaje.

El respeto es la base del civismo: El civismo es mostrar interés y cuidado por tu entorno y personas que conviven contigo. En educación el respeto es fundamental para conseguir los logros académicos marcados. 

Estas tres leyes están íntimamente relacionadas con el objetivo del C.A.R.E; conseguir una conexión en la relación que se produce entre el docente y el estudiante. Para que estas tren leyes actúen como conectores entre ambos agentes, se necesita un factor transversal sin el cual no sería posible llevar a cabo la metodología: el tiempo.

Tiempo para que el estudiante se convierta en profesor y viceversa y ambos formen parte activa del entorno.

Tiempo para que la persona asimile las cuatro fases que conforman la metodología C.A.R.E.

Tiempo para que el ejemplo que queremos imitar/dar lo podamos llevar a cabo con mucho esfuerzo y respeto hacia los demás.

Si quieres saber más de la metodología C.A.R.E. o quieres formación para implantar esta metodología en tu centro, por favor ponte en contacto con nosotros.